sábado, 14 de diciembre de 2013

Trucos para conseguir unos dientes más blancos

 
Un remedio muy conocido para mantener nuestros dientes blancos son las fresas. La pulpa de las fresas es beneficiosa para las encías y elimina las manchas. Para ello trituraremos unas fresas grandes y, con la ayuda de un cepillo dental, extenderemos la pulpa por las encías y por los dientes suavemente. Nos enjuagaremos con agua tibia y una pizca de bicarbonato. Este proceso debemos realizarlo al menos una vez al día, y veremos cómo gradualmente nuestros dientes se tornan más blancos.
 
La canela, además de ser afrodisíaca, también tiene numerosas propiedades para el blanqueamiento y cuidado de los dientes. Para ello, mezclaremos dos cucharadas de canela en polvo y un poco de sal. Añadiremos agua a la mezcla hasta obtener una pasta homogénea. Frotaremos los dientes con ella a diario, y, de forma gradual, veremos sus efectos en nuestra sonrisa.
 
La cola de caballo es beneficiosa, en especial, para las manchas de nicotina. Nos enjuagaremos a diario con infusión de cola de caballo, y así mantendremos la boca desinfectada, los dientes blancos y las manchas de nicotina a raya.
 
Un remedio muy usado es mezclar en un recipiente la dosis habitual diaria de nuestra pasta de dientes, unas gotas de agua oxigenada y una pizca de bicarbonato de sodio. Mezclamos bien hasta conseguir una pasta uniforme y homogénea para aplicárnosla suavemente y en pequeños círculos. Debemos repetir este proceso tres veces al día. No debemos abusar de este remedio, ya que podría dañar nuestro esmalte.
 
Que dientes más blanquitos voy a tener...
 
Un Saludo y hasta pronto!